La vía cinurenina, nueva diana en enfermedad de Huntington

Si tienes una idea, hazla. Es más fácil pedir perdón que pedir permiso

Santa Teresa de Jesús

Un estudio llevado a cabo en modelo de Drosophila, cuyas conclusiones han sido corroboradas por otro realizado en ratones, ha hallado una nueva diana terapéutica en Huntington. Alterar los metabolitos de la enzima KMO inhibe los síntomas patológicos de la enfermedad.

Un grupo de investigadores británicos y estadounidenses ha descubierto una nueva vía terapéutica para la enfermedad de Huntington. Los resultados de su trabajo se reflejan en dos estudios que se publican en el último número de Current Biology y Cell, respectivamente. Aunque se trata de una investigación que está en sus primeras fases, representa un gran paso al frente en la comprensión de esta enfermedad neurodegenerativa. Además, los autores del estudio creen que también podría ser útil en Alzheimer y Parkinson.

En el Departamento de Genética de la Universidad de Leicester, en Inglaterra, los grupos de Flaviano Giorgini y Charalambos Kyriacou han descubierto que la manipulación genética de la enzima cinurenina-3 monooxigenesa (KMO) en Drosophila melanogaster inhibe el desarrollo de la neurodegeneración asociada al Huntington. Gracias al uso de ciertos fármacos, que alteran metabolitos de KMO, han logrado bloquear los síntomas que mostraban las moscas.

El trabajo en Drosophila, publicado en Current Biology y en el que han colaborado Robert Schwarcz, de la Universidad de Maryland, y Paul Machowski, de la Universidad de California en San Francisco, está complementado por la investigación publicada en Cell, que revela un descubrimiento muy similar en un modelo animal más avanzado: en ratones transgénicos afectados de Huntington y Alzheimer.

En el caso del estudio llevado a cabo sobre la mosca de la fruta, se trata de “la primera evidencia genética y farmacológica de que la inhibición de una enzima específica protege de la enfermedad en modelo animal”, apunta Giorgini. Su equipo ha determinado que dirigirse a otras localizaciones de la vía de señalización a la que pertenece KMO, como la enzima triptófano-2-3-dioxigenasa (TDO) permite mejorar los síntomas patológicos del Huntington: “Alimentando los metabolitos de la vía de señalización cinurenina es posible modular la neurodegeneración.

A su juicio, podría existir un vínculo más directo de lo esperado en estos casos con futuras terapias en humanos, gracias a que las conclusiones a las que han llegado ambos trabajos son complementarias: “Se ha confirmado que la inhibición de KMO proporciona una estrategia terapéutica importante, ya que hay numerosos inhibidores de la enzima ya disponibles y más aún que están en desarrollo”.  

Color de ojos y neurodegeneración

Esta imagen de una Drosophila, modelo utilizado en el estudio que se publica en Genome Research, ha sido tomada con un microscopio de luz. Los autores se han valido del análisis de las mutaciones que afectan al color de los ojos, una de las técnicas más utilizadas para estudiar la degeneración de las neuronas fotorreceptoras característica del Huntington.

Fuente: www.diariomedico.com

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.