El nivel de beta-amiloides en sangre se asocia al declibe cognitivo

cerebro-con-alzheimer.jpg                   Estudio publicado en ‘Archives of Neurology’

Tener unos niveles elevados de proteínas beta-amiloides en el plasma sanguíneo provoca un declive cognitivo más rápido a medida que el individuo envejece, con independencia de que llegue a desarrollar o no una demencia clínica.

Niveles elevados de proteínas beta-amiloides en el plasma sanguíneo se asocian a un declive cognitivo más rápido, incluso en los individuos que no llegan a desarrollar demencia, según un estudio que se publicará en el número de diciembre de Archives of Neurology y que ha sido adelantado en versión digital.

Una hipótesis sugiere que el Alzheimer se desarrolla cuando el cuerpo es incapaz de metabolizar glicoproteínas, los precursores de las proteínas amiloides. Entonces, ciertas beta-amiloides se acumulan en el cerebro y dicha acumulación se considera el desencadenante de la enfermedad. Estudios anteriores habían señalado que el aumento de beta-amiloides en el cerebro reduce el nivel de dichas proteínas en el plasma sanguíneo, abriendo la posibilidad a que el nivel sanguíneo de la sustancia sirva como biomarcador para el Alzheimer.

El nuevo estudio, realizado por investigadores de la Universidad de Columbia (Estados Unidos), siguió a 880 libres de demencia y a los que se midió su nivel de beta-amiloides en el plasma con unos 4,5 años de diferencia. En el intervalo entre mediciones, todos siguieron técnicas de modificación cognitiva basadas en el aprendizaje, la memoria, el manejo del lenguaje y el desarrollo de la visión espacial. 481 permanecían sanos al final del estudio, mientras que 70 desarrollaron demencia y 329 se encontraran cognitiva o funcionalmente discapacitados.

Tener un elevado nivel de beta-amiloides en el plasma al inicio del estudio, y que esos niveles se mantuvieran estables en el tiempo o se fueran reduciendo, se asoció con un declive cognitivo más rápido en múltiples aspectos. La asociación se encontró también en los pacientes que no habían desarrollado demencia.

Los autores destacan que, según su observación, el principal vector de cambio cognitivo en ancianos sanos era la memoria. Esto podría indicar que algunos ancianos son catalogados como sanos aunque estén en las primeras fases de Alzheimer, porque todavía no han empeorado cognitivamente en otro campo que no sea el de la memoria. Por otra parte, el nivel de amiloides en el cuerpo parece tener un papel relevante en el envejecimiento cognitivo, independientemente de que se padezca o no Alzheimer, por lo que los investigadores recomiendan más estudios que ayuden a determinar los efectos de estas proteínas.

Fuente: www.diariomedico.com

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.