Archive for the ‘otras neurodegenerativas’ Category

Apatía, ansiedad y depresión, trastornos psiquiátricos del Parkinson

Thursday, October 21st, 2010

Todos los aduladores son mercenarios y todos los hombres de bajo espíritu son aduladores.

Aristóteles

Apatía, ansiedad y depresión figuran entre las patologías psiquiátricas que afectan a más de la mitad de los pacientes parkinsonianos. Estas patologías se han abordado en el III Simposio sobre Trastornos Cognitivos en la Enfermedad de Parkinson, celebrado en el Centro de Investigación Médica Aplicada (CIMA) de la Universidad de Navarra. En esta reunión anual, organizada por María Cruz Rodríguez-Oroz y José Obeso, del CIMA y la Clínica Universidad de Navarra, junto con los Laboratorios Lundbeck, se ha debatido sobre un trastorno asociado al Parkinson de creciente frecuencia en la consulta del especialista: el del control de los impulsos.

Paul Krack, neurólogo de la Universidad Joseph Fourier, de Grenoble, en Francia, ha recordado que el Parkinson “es mucho más que una enfermedad ligada a los problemas del movimiento”. Su investigación se centra en la relación de la cantidad de dopamina que se administra a los pacientes y los síntomas neuropsiquiátricos de la enfermedad. Los trastornos psiquiátricos ligados al sistema dopaminérgico se han categorizado en conductas hiperdopaminérgicas, que son los trastornos del control de los impulsos, y en conductas hipodopaminérgicas, que engloban apatía, ansiedad y depresión.

En el ámbito de la estimulación cerebral profunda, un tipo de cirugía en la que se implantan minúsculos electrodos en el cerebro para mejorar los problemas motores, se ponen de manifiesto síntomas como apatía o depresión por la gran mejoría motora que experimentan los pacientes, y que hace que se reduzca la toma de medicación.

El estudio de Krack se centra en apatía, depresión y ansiedad asociados a Parkinson. “Se pensó que la apatía aparecía como efecto secundario de la cirugía, pero hemos demostrado que esto no es así, siendo la reducción de medicación dopaminérgica la responsable de esta manifestación”.

Para mejorar los síntomas motores tratan al paciente con estimulación cerebral profunda y retiran la medicación con dopamina porque ya no la necesita al desaparecer sus problemas motores y temblores. “Se produce lo que denominan una segunda luna de miel sin medicación, la primera la viven cuando comienza el tratamiento médico con dopamina. Tras 4 meses, observamos que se desenmascaran los síntomas no motores de la enfermedad”.

Según Rodríguez-Oroz, la cirugía en Parkinson no es un factor de riesgo de apatía o depresión, sino que con un adecuado manejo de los fármacos tras el tratamiento quirúrgico se puede evitar su aparición.

Fuente: www.diariomedico.com

El gen ‘PGC-1alfa’, regulador maestro en el cerebro de los pacientes con Parkinson

Friday, October 8th, 2010

Los hombres sabios aprenden mucho de sus enemigos

Aristófanes

El cerebro humano utiliza enormes cantidades de energía, consumiendo alrededor del 20 por ciento del combustible del cuerpo pese a que sólo representa el 2 por ciento del peso del organismo. Sin embargo, según un nuevo estudio que se publica hoy en Science Translational Medicine, las células cerebrales en pacientes con enfermedad de Parkinson abandonan su maquinaria productora de energía, la mitocondria.

Los hallazgos indican que estimular las mitocondrias de manera temprana podría prevenir o retrasar el inicio de Parkinson.
Ahora, el equipo de Clemens Scherzer, de la Facultad de Medicina de Harvard, en Boston, muestra que una serie disfuncional de genes claves en los cerebros de pacientes con Parkinson está controlada por un regulador maestro, el gen PGC-1alfa. Además, la expresión reducida de los genes que este gen regula ocurre probablemente durante las etapas iniciales de la enfermedad de Parkinson, mucho antes del comienzo de los síntomas. Los fármacos para retrasar o detener la enfermedad podrían así proporcionar el mayor beneficio para los pacientes si son administrados al principio, antes de que muchas neuronas dopaminérgicas mueran.

Sustancia negra
El grupo coordinado por Scherzer ha analizado un núcleo del cerebro llamado sustancia negra en 185 muestras de tejido de pacientes con Parkinson fallecidos. La sustancia negra contiene neuronas que producen dopamina. El equipo ha utilizado un rayo láser para cortar con precisión las neuronas dopaminérgicas que son anormales en Parkinson. Después, observaron la actividad genética en estas neuronas e identificaron series de genes asociados con el Parkinson.

Al final de este análisis emergieron diez series de genes ligadas a Parkinson. Estas diez series codifican proteínas responsables de procesos celulares relacionados con la función mitocondrial y la producción de energía, y la supresión de estos genes probablemente dañaría gravemente los componentes requeridos para el metabolismo de energía cerebral. Uno de estos componentes es la cadena de transporte de electrones; una serie de reacciones controladas por la mitocondria que genera la energía que las células necesitan para funcionar. Mientras que otros estudios han insinuado que uno de los cinco complejos que componen la cadena de transporte de electrones no funciona en Parkinson, los científicos han hallado que no sólo uno, sino virtualmente todos los componentes necesitados por las mitocondrias para construir la cadena de transporte de electrones son deficientes.

Fuente: www.diariomedico.com

El CIMA se implica en un proyecto para investigar en Parkinson con células madre

Thursday, June 24th, 2010

El Centro de Investigación Médica Aplicada (CIMA) de la Universidad de Navarra va a colaborar en la puesta en marcha de un proyecto de investigación sobre terapia con células madre adultas en la enfermedad de Parkinson.

El estudio ”Proyecto en red de investigación en células madre neurales y neurogénesis en la enfermedad de Parkinson”, en el que colaborará el CIMA, es el resultado del acuerdo firmado con el Gobierno de Navarra, Kutxa y la Fundación Inbiomed, en el que también participa el Centro de Investigación Príncipe Felipe de Valencia.

El objetivo de este trabajo es “profundizar en los mecanismos que regulan la formación de nuevas neuronas en el cerebro y su posible aplicación en el tratamiento de enfermedades degenerativas como la enfermedad de Parkinson”, explica María Rosario Luquin, investigadora del Área de Neurociencias del CIMA y responsable del proyecto.

Las partes implicadas en el proyecto señalan que la aplicación de la medicina regenerativa en los trastornos neurodegenerativos requiere una visión coordinada y multidisciplinar que aproxime los avances obtenidos en la investigación con células madre adultas a su aplicación clínica. Kutxa aportará más de 250.000 euros durante los años 2010, 2011 y 2012; el Departamento de Salud del Gobierno de Navarra se compromete a velar por el cumplimiento del proyecto científico en la Comunidad Foral, colaborar en su gestión y ejercer de intermediario entre los participantes, y la Fundación Inbiomed se encargará de la coordinación del proyecto.

Fuente: www.diariomedico.com

Sentarse a la mesa con temblores

Saturday, June 19th, 2010

Las alteraciones motoras y psíquicas que provoca el Parkinson, entre ellas la disfagia, el estreñimiento y la depresión que acarrea la falta de autonomía, traen consigo tanto la dificultad para alimentarse como la pérdida del apetito, por lo que la cuestión tiende a relativizarse. Sin embargo, conviene analizar las implicaciones de una dieta acorde a cada estado evolutivo así como las posibles interacciones de los alimentos con la terapia.

Hasta la fecha sólo el consumo de café, té negro y vitamina E han demostrado tener cierto efecto preventivo sobre el riesgo de contraer Parkinson, la segunda enfermedad neurodegenerativa más frecuente en España, con una prevalencia nacional de 20 diagnósticos nuevos por cada 100.000 habitantes al año. Su causa se desconoce.

 Expertos coinciden en que las dietas hipocalóricas son beneficiosas para la neurogénesis, pero “hay que saber dónde pisamos para no caer en problemas de pérdida de peso, agravados por la inhibición del apetito que pueden causar la depresión o la propia medicación, la ausencia de sentido gustativo o las simples dificultades para ejercitar el movimiento que lleva la cuchara de la mano a la boca”.

Antes de tornarse en dopamina la levodopa “se sube al mismo autobús que las proteínas para llegar al cerebro”. Esto significa que no se absorbe en el estómago sino en el intestino, “si el paciente toma la levodopa junto con alimentos ricos en proteínas, éstas compiten con la levodopa para atravesar el intestino y el resultado es una importante pérdida de ésta”.

Otro factor limitante de su absorción es el estreñimiento, que afecta al 90 por ciento de los afectados por Parkinson y puede combatirse con una intensificación del consumo de agua, fibra, verduras y fruta.

Aunque en fases avanzadas sí pueda administrarse la levodopa después de comer, cuando se presupone que existe más tolerancia, en etapas avanzadas convenga tomarla media hora antes, así como dejar las proteínas para la cena, en lo que se conoce como “una redistribución proteica, que pasa por asumir una dieta baja en proteínas en los periodos del día que deseemos disfrutar de mayor movilidad”.

Fuente: www.diariomedico.com

Pérdida de olor, primer signo también en Parkinson

Wednesday, June 16th, 2010

Con un test rápido, fácil y no invasivo en el que se valora el olfato se pueden conocer las posibilidades de un individuo de desarrollar enfermedad de Parkinson, según los datos presentados por Silke Nuber, de la Universidad de Tubinga, en Alemania, en la Reunión Anual de la Sociedad Europea de Genética Humana.

La pérdida de olfato también se asocia con las primeras fases del Alzheimer.

El citado grupo estudió en ratones transgénicos los niveles de la proteína humana alfa-sinucleína, que es esencial en el desarrollo del Parkinson. En esos animales estaba alterada tras la administración de un antibiótico, lo que permitió analizar el cambio de las alteraciones neuropatológicas.

Los ratones expresan primero la proteína de forma primaria en las neuronas del bulbo olfatorio y “pensamos encontrar alteraciones en el comportamiento olfativo en esos animales. Como la pérdida de olfato es uno de los primeros signos de Parkinson, pensamos que es posible reproducir las primeras fases del trastorno”. Si se combinan técnicas de imagen con estudios de comportamiento, quizá se pueda adelantar el diagnóstico de la neurodegeneración.

Fuente: www.diariomedico.com