Archive for August 1st, 2011

El trastorno de la fase REM del sueño, factor de riesgo de la enfermedad de Parkinson medible por SPECT cerebral

Monday, August 1st, 2011

Bien acierta quien sospecha que siempre yerra            

  Francisco de Quevedo

 El equipo de la Unidad Multidisciplinaria de Trastornos del Sueño y del Servicio de Neurología del Hospital Clínico de Barcelona – IDIBAPS ha demostrado, a lo largo de tres trabajos publicados en los últimos cinco años en Lancet Neurology, que el trastorno de la conducta durante el sueño REM es un indicador precoz de la enfermedad de Parkinson. El tercer artículo, aparecido este mes de agosto, propone la utilización del SPECT cerebral para visualizar de forma precoz la progresión de la enfermedad.

La investigación, coordinada por el consultor de neurología de la Unidad Multidisciplinar del Sueño del Hospital Clínico de Barcelona Álex Iranzo, ha sido financiada con una beca del Fondo de Investigación Sanitaria (FIS). En el primer artículo, publicado en 2006, se identificó a un grupo de pacientes con trastorno de conducta del sueño REM, de los que el 45 por ciento desarrolló enfermedad de Parkinson o una demencia de cuerpos de Lewy. Estos pacientes se caracterizan por tener más de 50 años y porque, al estar en fase REM, en vez de soñar y estar paralizados -como es habitual-, tienen pesadillas y gritan, lloran, ríen, dan puñetazos al aire, golpean a su pareja o se caen de la cama, entre otras acciones.

“Puede parecer algo cómico o curioso o relacionado con la edad pero, en realidad, es el signo de alarma de que, después, al seguir a estos pacientes, desarrollan la enfermedad de Parkinson y una demencia -no Alzheimer- de cuerpos de Lewy”, ha reiterado el investigador.

El porcentaje de pacientes con Alzheimer en 2010 aumentó del 45 al 70 por ciento por lo que se planteó determinar cuáles, mediante un marcador, iban tanto a desarrollar la enfermedad como a hacerlo de forma temprana. Al estar estas enfermedades caracterizadas por la pérdida de dopamina en la sustancia negra, el equipo de Iranzo se centró en la realización de pruebas como el SPECT cerebral del transportador de la dopamina.

“Los síntomas habituales de la enfermedad de Parkinson son temblor, rigidez, lentitud de movimientos (bradicinesia) y alteración de la postura y aparecen cuando el 70 por ciento de las células de la sustancia negra están muertas. En el segundo estudio que realizamos, comprobamos que la mitad de los pacientes con trastorno de conducta de sueño REM y ninguna evidencia clínica de Parkinson, mostraron el SPECT cerebral del transportador de la dopamina anormal, con un cierto déficit de esta sustancia. Y, tras tres años de seguimiento, estos pacientes desarrollaron enfermedad de Parkinson”, ha descrito.

De este modo, el trastorno del sueño REM identifica la forma preclínica de la enfermedad de Parkinson por lo que, para Iranzo “lo ideal sería darles un fármaco neuroprotector que, por desgracia, todavía no existe- para evitar que desarrollen la enfermedad”. “Pero supongamos que tenemos un medicamento y que lo ensayamos en estos pacientes: el tercer estudio que acabamos de publicar en Lancet Neurology propone que el marcador que comprobara la protección de desarrollar la enfermedad que este posible fármaco tendría”, ha añadido.

Los resultados de este trabajo, realizado en 20 pacientes con trastorno de conducta de sueño REM idiopático, ha demostrado que la cantidad de dopamina disminuye un 20 por ciento en el período de tres años y sin haber desarrollado aún la enfermedad de Parkinson. Como ha destacado Iranzo, “a los pacientes control, por el edad, el descenso es del 7 por ciento, por lo que ideal sería realizar un ensayo con los pacientes enfermos a los que se les administraría un fármaco que les protegiera del Parkinson y se les evaluaría secuencialmente con el transportador de la dopamina. De este modo, si el descenso de la cantidad de dopamina en tres años fuera del 7 por ciento, el fármaco sería útil pero, si la concentración baja al 20%, habría que descartarlo”.

Fuente: http://wwww.diariomedico.com

La biología de sistemas facilita predecir la eficacia de la vacunación

Monday, August 1st, 2011

La experiencia es un billete de lotería comprado después del sorteo

       Gabriela Mistral

Valiéndose de dos vacunas ya establecidas para la gripe, Bali Palendran y su equipo, del Centro de Vacunación Emory de Atlanta (Estados Unidos), han identificado firmas genéticas que aparecen rápidamente en adultos sanos después de la vacunación.

La información genética lograda podría predecir la eficacia de la respuesta inmune ante la gripe después de varios años. Uno de los genes en particular, CAMK4, muestra una fuerte correlación con peor respuesta vacunal.

La biología de sistemas es la responsable de que el equipo de Pulendran haya podido llegar a estas conclusiones. Los investigadores han trabajado con vacunas trivalentes inactivadas (TIV en siglas en inglés) y vacunas vivas atenuadas (LAIV). Los resultados señalan que TIV induce mayores títulos de anticuerpos y más plasmablastos en comparación con LAIV. Además, en individuos vacunados con TIV se han observado firmas moleculares tempranas que predijeron posteriores títulos de anticuerpos, mientras que la expresión de la cinasa CaMKIV al tercer día se relaciona inversamente con posteriores títulos de anticuerpos. Los autores han observado que la vacunación con TIV en ratones deficientes para CaMKIV induce una potenciación de títulos de anticuerpos específicos de antígenos, lo que demuestra el papel del gen en la regulación de las respuestas de anticuerpos.

(Nature Immunology 2011; DOI: 10.1038/ni. 2067).

Fuente:www.diariomedico.com

Diseñan una ‘inteligencia’ de probeta a partir de cuatro neuronas artificiales capaces de interpretar datos

Monday, August 1st, 2011

El hombre sabio querrá estar siempre con quien sea mejor que él

       Platón

¿Es posible un cerebro sin cerebro, esto es, una estructura capaz de reconocer objetos, crear recuerdos, tomar decisiones, ordenar acciones, todo ello sin el soporte orgánico de una red de neuronas conectadas? La respuesta, según un grupo de científicos del Instituto Tecnológico de California, es afirmativa.

Estos investigadores han desarrollado cuatro neuronas artificiales -fabricadas a partir de 112 fragmentos distintos de ADN- y las han conectado en un tubo de ensayo, dando lugar así a una red neuronal a la que entrenaron para reconocer a cuatro personajes; la prueba a la que sometieron a esta red neuronal consistía en identificar a unos misteriosos científicos, que se presentaban a través de una batería de preguntas a responder sí o no, como ¿es británico? La red artificial se comunicaba con los investigadores a través de señales fluorescentes; utilizando 27 maneras diferentes de contestar, la red respondió correctamente a todas ellas. Eso sí, tardó unas ocho horas en identificar a cada personaje.

Otro inconveniente de esta inteligencia de probeta es que las moléculas quedaban inutilizadas tras completar una tarea, por lo que el juego sólo podía hacerse una vez. Quizás en un futuro, confía la primera autora del trabajo, Lulu Qian, una red neuronal bioquímica podría aprender la manera de repetir las tareas.
La comparación con el cerebro humano es, en efecto, demoledora: una red conectada de cien mil millones de neuronas frente a cuatro. No obstante, los científicos consideran que este experimento es una prueba de concepto de la posibilidad de obtener redes basadas en ADN que, en esencia, puedan pensar. “Antes de llegar al cerebro evolucionado, los organismos unicelulares podían procesar la información, tomar decisiones y responder a su entorno. Quizá el cerebro y esas formas de vida de inteligencia limitada compartan el mismo modelo computacional, sólo que programado en diferentes substratos”, dice Qian. El experimento se publica en el último número de Nature.

(Nature 2011; 475: 368).

Fuente:www.diariomedico.com